Gabriela Collado

Terapeuta Holística. Maestra Espiritual. Coach en Relaciones. Terapia PNL. Transgeneracional. Biodescodificación. Risoterapia. Reiki Master. Terapia Metamórfica. Registros Akashicos. Tarot Evolutivo. Canalizaciones. Terapias y Talleres Vivenciales (Presenciales y On Line). Conferencista. Seminarios Motivacionales.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Me río



Ayer te vi después de mucho tiempo. No me produjo nada, ninguna reacción emocional. Estabas detrás de mí y no sé si fuiste consciente de ese encuentro, si me viste o no. Te di la espalda y me quedé por un instante asombrada, pensando e intentando sentir. Pero nada. Tal vez compasión, por ti, por mi, por ambos. Comprendí que el camino siempre va hacia adelante y uno sigue; pero seguramente no es el mismo luego de un encuentro.
Hoy, mientras escribo, reflexiono sobre ello. Quisiera volver a tener la fortaleza y la seguridad que tenía antes de conocerte, pero sé que ahora soy cada vez menos ingenua y más profunda.
Las apariencias son máscaras que flotan en el aire, a veces se burlan de nosotros por creer en ellas. Luego se van y ahí nos cuesta entender cómo las hemos considerado tan importantes. Por eso elegimos olvidar. Olvidar cómo nos enamoramos del humo, o nos enfadamos con él, mientras sigue formando una máscara tras otra en nuestra pantalla.
Es verdad que no hay más enfado que con uno, más culpa que la que uno mismo se acusa y se cree.
Me gustan los chamanes porque saben de la burla de este juego y se ríen de sus propias formas mientras me dicen “está bien, cuélgalos de las pelotas, no a ellos si no a tu miedo; haz que esas pelotas sean el símbolo de tu poder sobre el demonio que te mantiene atrapada al miedo a perder algo”.
Nadie pierde nada en un juego, porque es un juego y, si te lo crees, te atrapa y ahí ya has perdido. Una vuelta quedas atrás, otra llegas primero. Si te conviertes en campeón deberás sostener la “copa” y ahí empezará tu decadencia, porque lo que harás no será jugar sino proteger tu trofeo.
No puedes ir por la vida temiendo perder algo, porque la pérdida es una ilusión y estarás llorando por nada.
La vida es un viaje y, si vas ligero, es cuando menos pierdes. Te liberas y te transformas a través de tu expresión, vuelves a poner tu centro en ti y sigues adelante.
Sólo pierdo cuando me pierdo a mí misma y, cuando eso sucede vuelvo a la imagen del río y me veo junto a su orilla y comprendo que la vida es ese río y yo la que lo contempla y que no debo hacer nada más que contemplarlo para ver pasar por él a todas aquellas cosas que me hicieron sufrir y darme cuenta de que todo pasa, de que el río las arrastra y sigue siendo río.
Tal vez por eso, cuando en verdad contemplo, me río.

Gabriela Collado

lunes, 6 de noviembre de 2017

Imitadores del juego de la vida



Aprendemos a jugar este juego de la vida por imitación. Tal vez nos creamos originales en nuestras elecciones pero, si observamos atentamente, veremos que estamos copiando algún paso, siguiendo una creencia aprendida, dibujando un diseño que no nos pertenece del todo.
Seguramente el pecado original sea ese, los errores aprendidos, los miedos heredados, los programas establecidos de nuestros ancestros que vienen grabados en nuestro disco duro.
Hasta que vamos tomando conciencia de que podemos elegir qué copiar y qué no y saber desde dónde hago mis elecciones.
A veces el quiero se confunde con el debo y el debo nos anula.
Si vamos a imitar a alguien que sea un modelo que nos lleve hacia nuestro maestro interior para, finalmente, romper lo que nos liga a los ciclos de sufrimiento.

¡Feliz inicio de semana!

sábado, 4 de noviembre de 2017

¿Cómo me amo a mi misma/o?



Una de las preguntas que más a menudo me hacen es "¿Cómo me amo a mi misma/o?"
Me resulta triste pensar que hemos llegado a un punto en el que no sabemos lo más básico que es el propio amor, amarme y respetarme como ser.
Sin embargo, recuerdo que estamos en esta vida precisamente para eso, para recordar el amor que somos, el que hemos olvidado y que hemos estado durante siglos sosteniendo un juego que nos alejaba de nosotros mismos.
Mi respuesta inmediata a esta pregunta, lo que siempre digo es, "simplemente piensa en lo que le darías a alguien que llegara a tu vida, alguien de quien te enamoraras. ¿Cómo le tratarias, como le escucharías, cuánta paciencia le tendrías, etc... Y comienza a hacer eso mismo contigo. Inicia un romance contigo misma/o. Perdónate por no haber alcanzado ciertas cosas que deseabas y deja de creer que no lo mereces o tienes un problema. Tratate bien".

Para ser más precisa voy a compartir unas palabras de Louise Hay con las que hoy me he encontrado:

ÁMATE, HAZLO AHORA
No te critiques, cuando te criticas, tus cambios son negativos. Cuando te aceptas, tus cambios son positivos. Las críticas nunca cambian nada. Acéptate exactamente como eres ahora.

1. NO TE DES MIEDO A TI MISMO. Deja de asustarte con tus propios pensamientos. Esa es una manera terrible de vivir. Busca una imagen mental que te guste y sustituye tu pensamiento aterrador por una imagen de placer.

2. SÉ AMABLE Y PACIENTE CONTIGO MISMO. Sé delicado y amable contigo mismo. Ten paciencia mientras aprendes nuevas formas de pensar y cambias viejos hábitos de conducta. Trátate como si fueras alguien a quien realmente quieres.

3. SÉ AMABLE CON TU MENTE. El odio hacia uno mismo es sólo odio a los propios pensamientos. No te odies ni te hagas daño por tener esos pensamientos, ámate a ti mismo cambiándolos suavemente.

4. ELÓGIATE. La crítica destruye el espíritu y la energía interna. El elogio y la valoración lo construyen. Elógiate todo lo que puedas. Reconoce lo que estás haciendo bien en cada pequeña cosa.

5. DATE APOYO. Encuentra formas de apoyarte a ti mismo. Busca amigos y permite que te ayuden. Ser fuerte es saber pedir ayuda cuando se necesita. Aprende a pedir para que los demás puedan aprender.

6. AMA TU NEGATIVIDAD. Reconoce que la has creado para cubrir una necesidad. Ahora estás encontrando nuevas y positivas manera de cubrir estas necesidades. Por lo tanto, puedes dejar marchar, con amor, tus viejos patrones negativos.

7. CUIDA TU CUERPO. Aprende sobre nutrición. ¿Qué clase de alimentos necesita tu cuerpo para tener el máximo de energía y vitalidad? Aprende sobre ejercicio. ¿Qué clase de ejercicio puedes disfrutar? Ofrécete tiempo para descansar, aprende a relajarte física y mentalmente. Ama el templo en el que vives.

8. UTILIZA EL ESPEJO. Mira a menudo al interior de tus ojos. Expresa tu creciente sentimiento de amor hacía ti mismo mirándote en el espejo. Habla a tus padres mirándote en el espejo. Perdónales también. Al menos una vez al día dí: "Te quiero, te quiero tal como eres".

9. ÁMATE, HAZLO AHORA. No esperes a que las cosas te vayan mejor, te encuentres bien, tengas pareja, trabajo o hayas adelgazado. Empieza ahora y hazlo lo mejor que puedas.

Y, como digo en Alma Mate, el Amor ES incondicional, es el miedo el que está lleno de condiciones.

 ❤ Maga

viernes, 3 de noviembre de 2017

Lo que teme una mujer



El otro día escuché en la serie La Caza (Netflix) un diálogo que decía más o menos así:
"Lo que más teme un hombre de una mujer es que se ría de él. En cambio, lo que más teme una mujer de un hombre es que la mate."
Aunque no es nuevo me impactó porque ofrece una imagen muy certera de lo diferente que es caminar por la vida, en esta sociedad, como hombre o como mujer.
La mayoría de las mujeres no saben lo que es no tener miedo y la mayoría de los hombres no saben lo que es tenerlo, a caminar sin prejuicios, a moverse con libertad, a expresarse como son.
Hay mujeres valientes, muchas y hombres con miedo, un montón. Sólo voy a lo más simple, el modo de andar por la vida que, sólo por nacer de uno u otro sexo, se hace diferente. No es igual educar a un hijo que a una hija. No sé mira igual en las profesiones, en las instituciones, a un hombre que a una mujer. Sabemos que no hay igualdad, sin embargo hoy he querido centrarme en algo más simple pero, tal vez, más profundo, algo como caminar por la calle a cualquier hora, algo como vestir como nos da la gana o amar y relacionarnos como queramos. No solemos pararnos a mirar esto, incluídas las mujeres ya lo "acatamos" como norma y eso también da mucho miedo; lo establecido, lo que no se mira ni se cuestiona, la desigualdad instalada en la conciencia de todos, la que hay que romper aunque te llamen bruja y aunque te "mueras" de miedo, literalmente para muchas, en muchas épocas.

¡Buenos días seres y humanos!

⚜️ Maga

jueves, 26 de octubre de 2017

Ojos en todas partes



Perdemos tanto tiempo defendiéndonos de lo que no somos que acabamos no sabiendo dónde estamos.
Hasta que no te aceptes, verás ojos en todas partes.

¡Buenos días almas!

⚜️ Maga

domingo, 22 de octubre de 2017

Sólo puede ser dominado aquél que no se domina a sí mismo



Sólo puede ser dominado aquél que no se domina a sí mismo.
Los gobernantes externos son la manifestación de los gobernantes internos, representan a nuestra propia mente.
Veo una sociedad que se pelea entre sí como niños, tirando de las faldas de papá y mamá, culpando a sus hermanos y sin responsabilizarse de nada.
El Padre de los Cielos no castiga, sólo reproduce los efectos de nuestras causas. Siempre nos responde, pero el resultado depende de nosotros.
Ansío creer en la humanidad, una humanidad adulta que deja de patalear fuera pidiendo que otro se haga cargo de lo que le corresponde asumir.
Es en tu propia casa en donde está el cambio. Infantil es seguir peleando con el que no piensa como tú, sólo muestra tu propia división interna, tus propias dudas y tu falta de fe en quién eres.
No es ganar o perder; eso es ausencia de amor.
Es que nada te domine, ni el pensamiento ajeno, ni sus actos.
Así se transforma el mundo, transformándote tú.

¡Buenos días humanidad!

⚜️ Maga

jueves, 19 de octubre de 2017

Paro, pienso, hago



La mayoría de las veces el miedo es humo, una película que nubla lo realmente verdadero que subyace a cada hecho. Es un filtro hecho de recuerdos y creencias que se activa ante una situación que incluye unos, otras o ambos. Podríamos decir que es, en sí, una reacción que nos impide observar las situaciones de manera objetiva y ordenada.
Detenerse en el silencio y la reflexión, antes de reaccionar, nos puede ayudar a despejar esa espesa nube imaginaria para que quede sólo aquello que es real y sobre lo que sí podemos accionar.
PARO, PIENSO, HAGO / DIGO
Hoy es un excelente día para comenzar con esta nueva actitud, puesto que la Luna Nueva nos ayuda a fortalecer todo cuanto iniciemos bajo su influjo.

¡Feliz Luna y fuera miedos!

🌛Maga🌜 — en Tour Eiffel.

martes, 17 de octubre de 2017

Apunta alto



Apunta alto. Nadie ganó creyendo que no servía. La falsa humildad es una negación a asumir la responsabilidad del propio don; como también lo son las "cómodas" obediencias. Busca la excelencia en ti, no la perfección.

¡Buenos días amigos de la Tierra y de los cielos!

⚜️ Maga — en Viana.

domingo, 15 de octubre de 2017

Las mujeres de mi genealogía


Me gusta contar a menudo el origen de la condición nómada de las mujeres de la rama materna de mi genealogía. Mi bisabuela Dolores, que en la foto aparece vestida de riguroso luto, nació en Asturias. Joven emigró a Argentina con su marido y allí tuvieron una niña llamada Isabel, mi abuela, que está en la foto junto a mi madre. Cuando Isabel cumplió 2 años, decidieron regresar a España. Era el año 1917.



Mi abuela crece en España y aquí conoce a mi abuelo, nacido en Salamanca. Viven en Zamora en donde tienen 2 hijos. A la segunda le ponen de nombre María Rosa, era mi madre.
En 1951, cuando Rosita tenía 9 años, embarca junto a su madre y su hermano en el buque Córdoba que soltaría su ancla en Buenos Aires, en donde los esperaba mi abuelo. Huían de la famélica posguerra Civil Española.
Mí madre celebró su 15 cumpleaños en el Club Riojano Español de Buenos Aires y ese día conoció a mí padre Pedro Luis, español y riojano. Al cabo de 9 años se casan y tienen 3 hijos. Yo soy la menor de los tres y la única mujer. Nací en un lugar llamado Santa Fe, cuyo hospital fue demolido luego de mi llegada al mundo.


Ingresamos a un nuevo milenio y, casi 100 años después del regreso de mi bisabuela a España, mi madre y mi padre también deciden volver a su tierra natal. Yo vengo después y es aquí en donde engendro a mi hija, Caterina y regreso a Argentina con ella en mi vientre. A los 6 meses de gestación vuelvo a España para dar a luz en un hospital que, poco tiempo después, fue demolido.
No supe el motivo que me había empujado a venir a vivir a España hasta que desmenucé mí árbol y descubrí esta historia al completo.
Hoy se celebra el Día de la Madre en Argentina y, por todas las madres que me precedieron y que compartieron amor con sus hijas en mi país de origen y en este que hoy me acoge, es que comparto esta historia. Y por mi hija, a quien decreto libre, aquí y ahora, de repetir patrones, libre de expresar su amor en cualquier lugar del planeta en donde sea ella misma, siempre.
Gracias mamá, abuela y bisuabuela por sostener los lazos que hasta aquí me han traído y gracias hija de mi alma y de mi sangre por hacerme madre.
¡Feliz día a todas las mamás!

Con ❤️ de Maga y de mamá.

martes, 10 de octubre de 2017

Los hermanos



Aunque yo crea que puedes ver en el otro lo mismo que yo veo en él, nunca será del todo posible. No habrá nunca dos personas que vean a una tercera de exactamente igual manera, porque cada cual ve en el otro el reflejo de un aspecto de sí mismo, mira al otro a través del propio y personalísimo filtro de creencias. Aunque podamos coincidir en un prisma de la visión, nunca estaremos viendo a la misma persona pero sí, y siempre, a nosotros mismos.
En la foto aparecemos mis hermanos y yo en la infancia compartida. Los hermanos son los primeros que nos acompañan a pulir nuestra
prsonalidad. Son, después de los padres, tal vez nuestro espejo más fiel, más ajustado a nuestro tiempo. Sin embargo, ninguno de los hermanos recordará a sus padres igual que el otro, seguramente tampoco ni siquiera su infancia, a pesar de crecer en el mismo tiempo y lugar.
Finalmente extendemos esa mirada a la sociedad, nuestros otros hermanos, esos otros espejos en los que nos deleitamos, comparamos o rechazamos, pero siempre, a nosotros mismos.
Agradecida por los hermanos que me acompañan en esta vida, los de dentro y los de fuera de la familia.

¡Fraterno martes para todos!

⚜️Maga — con mis hermanos en Santa Fe (ciudad de Argentina).